Pensando en los demás

Nos creemos (o eso nos han enseñado) que lo único importante es aprender contenidos y más contenidos. Sí, “eso” que normalmente te enseñan en la escuela con un libro del tamaño de una enciclopedia. Esos conocimientos que aprendes de “pe a pa” con el único objetivo de aprobar un examen. Un examen, que parece tener sobre nosotros una fuerza poderosa capaz de sacar de nuestra mente todo aquello que acabamos de escribir sobre un papel, para dejarlo ahí, abandonado.

Pero afortunadamente, llega un día una persona, que se planta ante ti y ante el resto de tus compañeros de facultad y te hace ver que hay cosas muy importantes y muy necesarias para educar.

Este maestro nos cuenta que en su clase hay solo dos normas: ser feliz y trabajar. Además nos relata el día día de sus clases dejándonos perplejos con sus metodologías y con la emoción que él mismo siente del trabajo que está realizando con sus niños/as.

Y hoy, casualidades de la vida o no, una gran educadora me deja un comentario acompañado de un vídeo en mi entrada anterior. El vídeo nos muestra un documental de una clase de la escuela municipal de primaria Minami Kodatsuno de Kanasawa (Japón) y aquí, también lo más importante es SER FELIZ.

Los alumnos/as de esta clase escriben cada día “cartas de pensamiento” y las leen ante sus compañeros, expresando como se sienten. Lo que prima es crear vínculos entre los pupilos, tener empatía y ayudarse los unos a los otros.
Y es que en nuestras aulas estaremos educando a los hombres del futuro, aquellos que tendrán que solucionar sus propios miedos, que requerirán ayuda en algún momento de sus vidas y que tendrán que proporcionarla en otros. Por tanto, eduquemos también en valores y hagamos de nuestros alumnos/as buenas personas.

No dejéis de ver el vídeo, merece la pena, no tiene desperdicio.